Una casa de… tres!!!

Si, ya está casa no será de dos, sino de tres! O dos y medio mientras tanto. Pero lo mejor es que la familia va creciendo y aunque les confieso que si estamos un poco nerviosos por muchísimas razones que poco a poco les iremos contando, estamos tan pero tan agradecidos por esta bendición que Dios ha puesto en nuestras manos para cuidar...