Reflections of a different Christmas

Mientras nos preparamos para un nuevo año, no dejamos de pensar que este año ha sido todo un tema. Un poco caótico pero a la vez lleno de enseñanza y de momentos reflexivos sobre cómo va nuestra vida y a que le damos prioridad. No les miento, pensé que ya para estas fechas todo habría vuelto a la normalidad, la gente ya no usaría mascarillas y los juntes y abrazos volverían a ser tan dinámicos y cálidos como siempre, pero la realidad ha sido otra y por más que anhelemos que llegue el momento donde todo eso sea posible, debemos admitir lo que estamos viviendo y sacar el mejor provecho de ello. Esta navidad aprendí que a pesar de la distancia de unos cuantos metros, igual puedo recibir un abrazo cálido, puedo mantener una conversación amena con mis familiares y sobre todo que si es posible cuidarnos y a la vez pasar un excelente rato. A pesar que las semanas se ha convertido en algo no tan manejable, tiempos acortados, mayor demanda de entregas, debo admitir que depende de nosotros sacar el tiempo para ir a comprar el regalo, envolverlo y guardarlo, por qué al final, lo que cuenta es la sonrisa detrás de la mascarilla que solo puedes ver en los ojos de tus seres queridos. Así que mis queridos lectores, la vida es corta y el tiempo se ha convertido en el mayor valor y hay que saber en que lo invertimos, mi recomendació? en sonreir más, en tener conversaciones más significativas,en dejar de lado las redes y concentrarte en la familia, en valorar más lo que tienes ahora y en pausar y respirar. Aún le quedan dias al 2020, procuremos aprovecharlos con quiénes amamos. Los quiero!

While we prepare ourselves for the new year we can’t stop thinking about this year and how it’s been quite a theme. A bit chaotic but at the same time full of learnings and reflective moments on how our life is going and what we give priority to.

I’m won’t lie, I thought that by now everything would have returned to normal, people would no longer wear masks and the gatherings and hugs would once again be as dynamic and warm as ever, but the reality has been different and no matter how much we hope for better times to comes, we must admit what we are living and make the best of it.

This Christmas I learned that despite the distance of a few meters, I can still receive a warm hug, I can have a pleasant conversation with my family and above all that it is possible to take care of ourselves and at the same time have a great time.

Although the weeks have become something not so manageable, shortened times, same work demands, I must admit that it is up to us to take the time to go buy the gift, wrap it and store it, because in the end, what counts is the smile behind the mask that you can only see in the eyes of your loved ones.

So my dear readers, life is short and time has become the greatest value and we have to know where we invest it in, my recommendation? in smiling more, in having more meaningful conversations, in putting aside the networks and concentrating on the family, in valuing more what you have now and in pausing and breathing.

2020 still has few days left, let’s try to take advantage of them with those we love.

Lots of love!


INSTAGRAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s